Torrente de gran magnitud sobrenatural cuyos vestigios nos lleva al viaje más poderoso dentro de la inmensidad de lo divino. Como cristianos nunca podremos SUMERGIRNOS dentro de este rio a menos que estemos dispuestos a crucificar nuestros propios deseos, pecados, orgullo y ambiciones sobre el altar. Es primordial dejarlo todo allí y así limpiar nuestra cisterna de vida desde el tope hasta el fondo.

Ese torrente poderoso que mencione antes no se logra por nuestros propios esfuerzos, sino es derramado de una fuente llamada Calvario donde Cristo fue crucificado. Cuando nos alineamos en el espíritu este rio crece lo suficiente como para nadar en él y recibir de Cristo sus mayores expansiones de amor y misericordia.

Este proceso no ocurre de la noche a la mañana y si tiene subculturas espirituales que va de la mano unas con otras.Este sentimiento espiritual y verdadero se va intercalando de modo que pueda poseerte y comprender que la vida cristiana se vive, no con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu ha dicho Jehová de los Ejércitos. Nada se logra a la carrera sino con una sumisión y dependencia de la guía de espíritu.El final de nuestra meta en el Rio del Espíritu es llegar a la morada eterna y el templo de Dios a través del cual fluirá toda su frescura para descubrir Su poder sanador para nuestras vidas hoy y en la vida futura.

Vistas: 76

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Amigos Cristianos para agregar comentarios!

Únete a Amigos Cristianos





Cumpleaños

© 2019   Creada por Luis Bravo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio