Carlitos Reggaeton tenía el mundo en sus manos no sabiendo que pronto todo cambiaría drásticamente. Era el grande del barrio, su arrogancia pesaba más que su propia vida. Prendas, drogas, mujeres, ropa cara, carros, vida fácil y dinero sucio eran sus fieles compañeros en ese mundo de cartulina donde muchos suelen caer. Corría el tiempo seguía metido en su mundo olvidando a su padre de manera inclemente. Don Carlos Ortega, su padre, era un hombre que se habia entregado en cuerpo y alma al Dios Todopoderoso. Su esposa había fallecido y tuvo que encargarse de su hijo al cual crió de manera prudente.


Sin embargo, el muchacho se desacarriló y se fue directo a las ruinas de la vida. Habían pasado muchos días de los padres sin que Don Carlos oyera aquellas palabras mágicas “FELIZ DIA DE LOS PADRES PAPA” o que sintiera el dulde abrazo de un hijo para su padre. Ahora Don Carlos clamaba por que su hijo regresara a su casa como lo hizo en una ocasión el hijo pródigo. Pero la vida de su hijo colgaría de un hilo tratando de encontrar una respuesta que lo volviera a traer a la realidad. Este se había arrastrado en las más perversas aberraciones y su demencia lo invitaba a quitarse la vida. El palpitar de su corazón deseaba irse de vacaciones al laberinto de azufre y fuego donde las almas vagan en sufrimiento. Su tiempo se achicaba dejando entrever la agonía de la vida en todos sus estados de deterioro. Ahora, no tenia nada llegando al fondo del saco donde todos lo habían abandonado.

El hombre que había estado en la cima ahora se estrellaba en el fango de su propia calamidad. Sucio y depresivo se encontraba en aquella habitación mal oliente y oscura, entre roedores que hacían fiesta en aquel desorden putrefacto. Las campanas de la muerte rugían ante sus oídos, ya casi convencido, se paró y fue a una pequeña gaveta de la cual extrajo un arma de fuego. De regreso a la silla el acero tocaba su sien cual si fuera un invierno descargando ese frió intenso que cala la piel. Recordaba cada detalle de su vida en presencia de las viejas marcas que arropaban su cuerpo. La escena estaba preparada, el dedo en el gatillo espera la señal fulminante . Al instante, una fuerte corriente de aire entro por la ventana acariciando sus pensamientos.

Una leve voz le dijo, baja el revolver de tu sien, por que todavía te queda una oportunidad de vida, no es tu tiempo. ¿Quién eres pregunto, pregunto Carlitos? “Yo soy el que soy, el que sacia de bien tu boca, ¡Jehová de los ejércitos! . En un trance fuera de lo normal aquel hombre casi moribundo comenzó a sentir una fuerza invisible que invadió su ser haciéndolo temblar como hoja ante la presencia de algo que el creía desconocido. En ese momento su vista se posó en una pared de su morada viendo que de ella brotaba una gran luz que se acercaba más y más a él. Era un como un fuego que no quemaba, Carlos comenzó a llorar como un niño por que sintió que algo lo abrazaba, el no lo podía ver. Escuchó nuevamente la voz que le decía, ¡Yo te amo! , ¡No estás solo! , inclina tu rostro y toca mi manto para que recibas esa paz que tanto anhelas.

Rindiendo tributo a su creador con la energía de fe cargada más grande que su propia vida, imploró al creador. Un susurro que provenía del infinito tronó en sus oídos trayendo consigo las buenas de ese nuevo despertar espiritual. Todas aquellas raíces de amargura que habían crecido en el huerto del amor de Carlitos Belleza fueron arrancadas por las manos del gran libertador. El que todo lo puede y lo perdona, para aquel que no hay nada imposible perdonándote todos tus pecados y haciéndote un hombre nuevo en él. Aquel oxigeno celestial despejó toda aquella inmundicia que envolvía a aquel hombre de pies a cabeza. Vestido con su nuevo linaje celestial escuchó nuevamente las más bellas palabras que sus oídos habían escuchado. La inteligencia sin amor te hace perverso, el éxito sin amor te hace arrogante, la pobreza sin amor te hace hiriente, la fe sin amor no tiene sentido, dar un vaso de agua a cambio de un vaso de agua no es nana, verdadera grandeza consiste en devolver el bien por mal”, “pon amor en todo lo que haces por que la vida es todo amor”, “quien cree en el amor, cree en mí y cree en si mismo… ¡YO SOY EL DADOR DE VIDA, Y DE VIDA EN ABUNDANCIA ! ¡ El que viene a mí tendrá vida eterna! Estos pensamientos fueron impregnados en la sabiduría de aquel hombre para que los llevara como estandarte durante su posteridad.

En ese viaje sanador Carlos atravesó los confines del tiempo y el espacio llegando al sitial donde el alma y la verdadera vida se unen para engendrar la paz que construye los corazones. Palabras de la boca de aquel hombre decían: “Cada segundo y cada minuto de mi vida , de mi nueva estadía sobre la faz de la tierra te pertenecen y desde este momento cada día que me levante podré ver el nuevo amanecer de lo que tu creaste, MI DIOS, MI REY, MI SeñOR… Mientras tanto, Don Carlos seguia orando sin cesar, no imaginando que sus oraciones serian escuchadas por Dios. Otra vez, Carlitos volvio a escuchar la voz nuevamente que en esta ocasion le dijo: “Ve a tu casa que tu padre necesita de ti, sin dudar Carlitos fue al encuentro de su padre. Al llegar a su casa, toco en la puerta, cuando su padre abrio, hubo un momento de silencio, las lagrimas de ambos invadieron sus mejillas como festejo de aquel encuentro.

Carlitos tomo la palabra diciendo: Padre aqui estoy nuevamente, perdoname, soy una nueva criatura en Cristo, te amo, “Feliz dia de los Padres”. Su padre envuelto en lagrimas replico: Yo tambien te amo, eres mi hijo amado al que nunca olvide, Dios escucho mis oraciones, ya no tengo un hijo apartado! porque mientras clamaba tu vida fue tocada, Gracias Señor por contestar mi peticion! Gracias por este milagro que me has dado hoy, gracias porque una vez más me demuestras cuanto me amas, haz cambiado mi lamento en baile, mi hijo ha regresado y me pidió perdón, mi sufrimiento se acabó, Comencemos la fiesta porque mi hijo ya está en casa! Este es mi mayor regalo en el día de los padres, que mi hijo ha entregado su corazón a Cristo!!

- HIJO!! EL MAYOR REGALO QUE PUEDES HACERLE A TU PADRE ES ENTREGAR TU CORAZON A CRISTO… HAZLO HOY! - SI TU ERES UNO DE ESOS HIJOS APARTADOS QUE NECESITA ABRAZAR A JESUS, LLENARTE DE FE, SACIAR ESA SED QUE SOLO CRISTO PUEDE SACIAR, RECONOCE EN ESTE MOMENTO QUE SIN EL NO ERES NADA, LEVANTA TUS BRAZOS Y SIMPLEMENTE REPITE ESTA ORACION SENCILLA: “SEÑOR RECONOZCO QUE TE HE FALLADO Y NECESITO MAS DE TI, PERDONA MIS PECADOS, LIMPIAME CON TU SANGRE, TE RECONOZCO PUBLICAMENTE COMO MI UNICO SALVADOR, ESCRIBE MI NOMBRE EN EL LIBRO DE LA VIDA, TEN MISERICORDIA DE MI, TE ENTREGO MI VIDA, MI FAMILIA, MIS FINANZAS, RESTAURA HOY MI CORAZON,TE NECESITO COMO NUNCA ANTES, AMEN Y AMEN” -“Yo te bendigo en el nombre de Jesús, recibe la paz del Señor”

- Y Tú, padre que todos los días clamas por tus hijos, recobra fuerzas, nunca pierdas la Fe, la palabra de Dios dice que tus hijos seran intruídos por su palabra, Dios ha prometido que serás salvo tú y tu casa; tu casa no caerá, porque está fundada sobre la Roca que es Cristo Jesús, recibe tu bendición hoy! porque ninguna condenacion hay para los que están en Cristo Jesú y los ojos del Señor están sobre los justos y sus oídos atentos a sus oraciones.

EDWIN KAKO VAZQUEZ
ESCRITOR HISTORIADOR CRISTIANO

Vistas: 43

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Amigos Cristianos para agregar comentarios!

Únete a Amigos Cristianos

Comentario de iraima rojas el abril 18, 2009 a las 7:09am
Amen varon es una bendicion el gran talento que te a dado Dios.por medio de sus escritura DIOS trata con cada uno de nosotros y siento que por medio de usted mi Padre CELESTIAL a tratado conmigo en varias areas.




Cumpleaños

Cumpleaños hoy

© 2019   Creada por Luis Bravo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio