Hace algunos años, 30 personas compitieron en una función para recaudar fondos para una obra de caridad en Rochester, Nueva York, que se llamaba "Contactón". La persona que pudiera tocar por más tiempo una mancha roja que había en un auto recibiría un auto nuevo. A los participantes se les permitían descansos de 15 minutos cada 4 horas. Después de 4 días, sólo quedaban un hombre y una mujer. Pero entonces la mujer fue a sacar de su bolso una lima para las uñas y quitó la mano del auto. Perdió el contacto y perdió el premio.



El rey Salomón, autor del libro de Eclesiastés, también habla de perder el contacto, pero en su caso él perdió algo de inestimable valor. Había empezado bien viviendo para Dios, pero entonces comenzó a buscar beneficios y placeres personales. Mientras examinaba su riqueza y su fama cayó en cuenta de que por querer obtener esas cosas había perdido el contacto con Dios, su verdadera fuente de significación y felicidad duraderas. ¿Estamos justificando lo que estamos haciendo, sin darnos cuenta de que podríamos no estar viviendo en estrecha comunión con el Señor? ¿Necesitamos dejar de preocuparnos por cosas triviales y restablecer nuestro contacto con los valores eternos a través del arrepentimiento y la fe? No podemos darnos el lujo de perder el contacto con Dios.

Vistas: 214

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Amigos Cristianos para agregar comentarios!

Únete a Amigos Cristianos

Comentario de gloria stella ruiz el abril 13, 2012 a las 9:17pm

AMEN QUE AS SEA  N PERDAMS EL CNTACT CN NESTR DS 

Comentario de ARTURO VIDAL HERNANDEZ el abril 13, 2012 a las 3:11pm
Dios los bendiga poserosamente y aumente y estiendas todo lo que agan
Comentario de Luis Bravo el abril 13, 2012 a las 2:06pm




Cumpleaños

© 2019   Creada por Luis Bravo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio