Pero a pesar de todos los cuidados prodigiados por Dios, Israel fue infiel a su Dios. Esa es la razón de que el profeta Isaías dijera: "Qué más se podía hacer a mi viña, que yo no haya hecho en ella? Cómo esperando yo que diese uvas, ha dado uvas silvestres? (Isaías 5:4) Las uvas silvestres producen un fruto pequeño, duro, amargo, de mal olor y de mal gusto solo sirven para producir agraz con su jugo. Por ende, el fruto producido por la viña presentada en Isaías 5:4 era del todo desagradables. Dios esperaba que Israel diera testimonio de su pacto con Jehová a todos los pueblos circunvecinos. Pero Israel se corrompio en presencia de Jehová. Como resultado de su condición, serán abandonados a su suerte.

Vistas: 36

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Amigos Cristianos para agregar comentarios!

Únete a Amigos Cristianos





Cumpleaños

© 2021   Creada por Luis Bravo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio