Todo proceso de liberación espiritual debe tener su inicio en la confesión del hombre a Jesucristo como su Señor y Salvador.

1ra. Juan 4;15

Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en el, y el en Dios.

También podemos encontrar en el libro de los Romanos la importancia de confesar a Jesucristo:

Romanos 10;9

Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levanto de los muertos, seras salvo.

La liberación se obtienen atravez de la Salvación. No podemos proclamar liberación en personas que no han recibido la Salvación, nunca mejor dicho, recibir a Cristo, confesar a Cristo es recibir la gratuita Salvación de nuestras almas; para alcanzar la vida eterna, en esto consiste la salvación en lograr la vida eterna, esta vida esta escondida con Cristo en Dios.

En muchas personas es mas dificil la liberacion que la confesión. Puesto que confesar con nuestra boca la repetición de algunas palabras es mas fácil, que vivir conforme a lo establecido por Cristo para lograr ser verdaderamente libres. Muchos los llamado y pocos los escogidos.

El siguiente paso, después de la cofesión a Jesucristo como señor y salvador, hijo de Dios, resucitado, es el de confesar nuestros pecados al señor.

Ocurren cosas sobrenaturales cuando confesamos nuestros pecados al señor, nuestros ojos no pueden ver ni podemos escuchar por nuestra naturaleza humana, pero si suceden y podemos creerlo en nuestra fe.

1ra. de Juan 1;9

Si confesamos nuestros pecados, el es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

El es quien limpia de pecados, veamos el libro de los Salmos:

Salmos 51;2

Lávame mas y mas de mi maldad, y límpiame de mi pecado. 3; porque yo reconozco mis rebeliones, y mi pecado esta siempre delante de mi......

Para confesar nuestros pecados, podemos ir en oración a Dios y desnudar nuestros sentimientos, con nuestras palabras mas fáciles pero declarando delante del señor nuestro acto, que hicimos en su contra, en caso de haber pecado contra un hermano podemos tomar al hermano y hablar con el y pedir perdón por haberle faltado.

Dice el libro de Marcos que si no perdonamos no seremos perdonados.

Marcos 11;25,26

Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que esta en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas. 26; Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que esta en los cielos os perdonara vuestras ofensas.

El paso siguiente y un poco decisivo esta en nuestra propia acción, es necesario que nosotros tomemos la decisión de ser libres y de ser limpios.

Romanos 12;2         Liberdad de Carne y de Espiritu

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento. (voluntad propia), para que comprobéis cual sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Yo personalmente no creo eso de la voluntad permisiva de Dios, yo creo en la perfecta voluntad de Dios y en su misericordia. Puesto que creo que al Dios que yo se sirvo no tienen doble voluntad.

Ser limpio, dice 2da corintios 7;1

Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.

Existen muchas citas bíblicas que indican que nuestra decisión es necesaria para ser libres.

Juan 8;36

Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.


Te exhorto, amado hermano a que busques la libertad de tu carne y de tu espíritu con diligencia, para que puedas recibir las promesas.

 

Buscad el reino de Dios y su justicia y todas las cosas te serán añadidas. 

Vistas: 360

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Amigos Cristianos para agregar comentarios!

Únete a Amigos Cristianos

Comentario de Yaneth Rocio Blanco Albarracín el abril 9, 2011 a las 10:30pm
Me gusta...




Cumpleaños

© 2022   Creada por Luis Bravo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio