Los Enemigos de la Casa - Apostol Sergio Enriquez - Ministerios Ebenezer

apostol sergio enriquez     Apostol: Sergio Enriquez - Ministerios Ebenezer

El presente estudio lo iniciamos insistiendo en la importancia que tiene el tema familiar para nuestra congregación, considerando que cada vez que buscamos hacer la voluntad de Dios, generalmente existe una oposición feroz por parte del enemigo, y estas manifestaciones vienen del mismo averno, infierno y lago de fuego, que utiliza incluso a los hermanos en Cristo para frenar los propósitos que El Señor tiene para nosotros. Por eso es necesario que reconozcamos que antes de pretender abordar cualquier otro tema en nuestra Iglesia, debemos arreglar nuestra casa; esta importancia nos la deja ver El Señor cuando la samaritana le quiso hablar de otros aspectos, y Él le refutó sobre la situación ilícita que vivía en su casa porque la persona con quien vivía no era su esposo.

Conforme vamos creciendo en nuestra espiritualidad, El Señor nos deja ver las profundidades de Su Palabra, sin embargo, debemos tener presente que existen ovejas que se encuentran muy necesitadas de conocer sobre el tema familiar; aunque en general, todos estamos necesitados de lo que Él nos quiere revelar sobre éste aspecto.

El tema familiar es muy importante porque como parte de este crecimiento, estamos preparando espiritualmente a nuestras familias en este final de los tiempos; y en la actualidad vemos un fuerte ataque contra la familia, por ejemplo por medio de los grupos de homosexuales se han dado a la tarea de destruir el concepto de "familia" que El Señor dejó instituido por medio de Su Palabra, valiéndose de las leyes terrenales que los asisten para cometer actos deshonrosos e inmorales.

Según La Biblia, dice que habrán dos tipos de justos: como el justo Noé quien trajo salvación a su familia con la construcción del arca que los pudo resguardar durante la destrucción; o bien, como el justo Lot quien perdió a su familia durante la destrucción de Sodoma. Nuestra pretensión debe ser salvar a los de nuestra casa, sin importar que tan malos éramos antes de llegar al Señor, como Raab la mujer que nos relata La Biblia, que pese a que todos sabían que estaba perdida tuvo un encuentro con El Señor a través de los espías que visitaron su casa, quien luego recibió un cordón color grana para que lo colgara de su ventana como una señal que evitaría la destrucción de su casa; esto es figura de lo que sucedió en lo que relata el Libro de Éxodo en su capítulo 12, donde que la sangre del cordero puesta en los dinteles de las casas del pueblo de Israel evitó la muerte de los primogénitos en manos del destructor. Quién diría que Raab, que era motivo de vergüenza para su familia salvaría a los suyos en la destrucción de Jericó. Dios todopoderoso escoge entre la multitud y la humanidad lo que a Él le place, llamando a lo que no es como que sí lo fuera. Dios en Su misericordia escoge lo peor para glorificarse, y contra viento, marea, profecías y maldiciones, el lleva a cabo Su obra.

Dios quiere restaurar y levantar en medio de nosotros matrimonios sólidos, donde se oigan gritos de júbilo y salvación, y que nuestros hijos sean los que den testimonio de lo que Dios hizo en nuestra vida; sin embargo, debemos tener presente que también el diablo levanta enemigos de la casa, de la viña, de la mesa y de la cama; porque todos estos elementos conforman nuestro hogar, donde la viña es figura de nuestra esposa, la mesa es el lugar de unión con nuestra familia, la cama el lugar de intimidad con nuestra esposa y la casa es el lugar de comunión con toda muestra familia. Dios puede operar imposibles en nuestra casa,

Los enemigos de la casa son los adversarios que tendremos que derrotar para librar nuestra casa del destructor. Una de las noticias negativas que se publican en los diarios de todo el mundo, es el hecho que la Presidenta de la Argentina recientemente expropió una de las subsidiarias más poderosas de España que están en Argentina, quien actuó a manera gobiernos totalitaristas como el régimen de gobierno de Hugo Chávez. Otra noticia que viene a ocupar un lugar paralelo a ésta, es el caso de una madre que asesinó a su hijo de seis años, quien luego de acabar el acto escribió con la sangre del niño en un espejo; cuando la apresaron expresó que había sido un acto de venganza contra el padre del niño. Como vemos, ella dio a luz pero no fue madre, por lo tanto, el titulo de madre se lo tienen que ganar las mujeres, y los varones tenemos que ganarnos el título de padre. En la familia los títulos no se nos otorgan sólo de nombre, sino tiene que haber un proceso de pruebas que nos acreditan como tal.

La Casa de Vanidad

La vanidad es un enemigo fuerte y mortal.

(Oseas 4:15 LBLA) Aunque tú, Israel, te prostituyas, que no se haga culpable Judá; tampoco vayáis a Gilgal, ni subáis a Bet-avén, ni juréis: ¡Vive el SEÑOR!

La palabra hebrea "avon" significa iniquidad, y de esta palabra se deriva "aven", que significa vanidad, y de la vanidad procede de la iniquidad; según el diccionario de la lengua española, la palabra vanidad significa: algo vacío, que no tiene sustento. Muchos hogares son destruidos por la vanidad y por querer obtener cierta apariencia, dejando incluso de comer y pagar cosas prioritarias para adquirir bienes que llene su vanidad, aunque eso signifique privarse de prioridades, dañando de esta forma irreversiblemente el hogar. Si podemos vivir con lo que tenemos, debemos hacerlo.

No pretendamos vivir fuera de nuestras posibilidades, sino más bien aprendamos a hacer uso de los recursos que se encuentran a nuestro alcance, dejando por un lado la vanidad. La vanidad está íntimamente ligada con el orgullo, que se traduce como querer aparentar cosas que no tenemos haciendo un daño terrible a la casa. No subamos a Bet-avén (casa de vanidad), y tampoco nos traslademos al extremo de la humildad, porque también eso significa vanidad; tenemos ser lo que somos, si podemos bastante pues bien, si no, debemos conformarnos con lo que poseemos.

Si queremos darle una buena educación a nuestros hijos, debe ser acorde a nuestras posibilidades, tomando en cuenta que como parte de su formación deben existir las bases cristianas para que sean instruidos en el temor a Jehová y ministrados por Su Santo Espíritu. Si nuestros recursos materiales son limitados, no pensemos en inscribirlos en centros educativos costosos, ya que esto únicamente marcará más su condición humilde entre las personas que verdaderamente tienen posibilidades económicas.

Dice La Biblia que Job era un hombre íntegro. ¡Qué importante es la integridad¡ Por eso debemos preocuparnos porque nuestros hijos sean personas íntegras y de valores como Job. La vanidad les causará problemas en su vida porque sólo podrán hacer amistad con los de su especie vanidosa.

La Casa de Comercio

(Marcos 11:15-17 LBLA) Llegaron* a Jerusalén; y entrando Jesús en el templo comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en el templo, volcó las mesas de los cambistas y los asientos de los que vendían las palomas; y no permitía que nadie transportara objeto alguno a través del templo. Y les enseñaba, diciendo: ¿No está escrito: "MI CASA SERA LLAMADA CASA DE ORACION PARA TODAS LAS NACIONES"? Pero vosotros la habéis hecho CUEVA DE LADRONES.

Concentrémonos en la palabra "casa", y "cueva". Un enemigo de la casa es el amar las ganancias por encima de lo sagrado, en este caso se refiere a la Iglesia del Señor Jesucristo; y específicamente a nuestra casa. No debemos permitir que nuestra casa sea una casa de comercio comprando o vendiendo la voluntad de nuestros hijos; ya que vemos que existen muchos padres que educan a sus hijos de esta manera. Hay padres que tratan de maniobrar la voluntad de sus hijos, especialmente cuando estos se interesan en personas de pocos recursos, permitiendo que la casa se convierta en una casa de comercio. Cuando a Job se le terminaron sus recursos económicos, llegó la esposa y le dijo: ¿por qué no maldices a Dios y te mueres? Debemos tener claro que ahora Dios nos tiene bien es por Su gran misericordia.

Nuestro hogar no debe permanecer por comercio, sino por amor; debiendo tener presente que uno de los enemigos más fuertes de la casa es el dinero, que la puede llegar a convertir en cueva. Existen padres que enseñan a los hijos a comercializar artículos que no están en buen estado vendiéndolos como nuevos, y dice La Biblia que en la casa no deben haber balanzas con peso falso.

Regocijémonos con nuestra esposa e hijos, con los alimentos sencillos que nos han sido provistos por El Señor y gocémonos con el bienestar y felicidad que Él ha puesto en nuestra casa. El hogar y la familia son una bendición del Señor que debemos pelear todos los días de nuestra vida; y ese precisamente debe ser nuestro propósito, pelar por la herencia que viene de parte de Dios, para que nuestra casa sea un oasis de dulzura y que en nuestra pareja y familia exista una evolución por medio de Su Espíritu Santo.

Vistas: 434

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Amigos Cristianos para agregar comentarios!

Únete a Amigos Cristianos





Cumpleaños

© 2019   Creada por Luis Bravo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio