IDOP/Español:
Día de Oracion Global para la Iglesia Perseguida
Tema de Devocional: Perseguidos, ¡Pero No Abandonados!
(2 Corintios 4:9)
Por Elizabeth Kendal, Religious liberty analyst and advocate
Igual como el Apóstol Pablo, los discípulos modernos de Cristo son a menudo atribulados, en apuros, perseguidos, y derribados. Aun así, no son angustiados, desesperados, abandonados, ni destruidos, porque nuestro Dios sostiene y apodera fielmente a sus siervos (2 Corintios 4: 7-11), por medio de su siempre presente Espíritu Santo (Juan 14: 16-20, 23, 25, 26).
¡Glorificado sea el Señor!
Los creyentes perseguidos comúnmente tienen testimonies maravillosos de como Dios les ha ministrado y sostenido; como El les apodero y les capacito a perdurar; como El derramó su amor sobre sus corazones y Sus palabras sobro sus labios, capacitándoles a reflejar la gracia divina a pesar de experimentar injusticias y atrocidades horribles.
Cuando oremos para los cristianos que sufren la discriminación decapacitadora, la represión sofocante, encarcelamiento, y la persecución siempre mas violenta, podemos orar que siempre sean animados, sostenidos, y santificados mientras que experimentan la realidad de un Dios amoroso y fiel quien nunca les abandona y que siempre esta presente con ellos en todas sus luchas. (Mateo 28:20; Salmo 23:4).
Reflexión:
Cuando sufrimos injusticias, la marginalización, discriminación o la persecución por causa de nuestra fe en Jesucristo, ¿como nos comparamos con el ejemplo del Apóstol Pablo? ¿Intentamos con un gran esfuerzo vencer a la persecución por medio de nuestra propia fortaleza?
¿Tomamos medidas defensivas para evitar a todo costo la persecución?
¿O abrazamos a la identidad de una victima para entregarse a la desesperación?
O, como Pablo, ¿reconocemos que somos tan débiles y frágiles como una vaso de barro, (2 Corintios 4:7) y mirar a El por la fortaleza divina (Isaias 40:31) confiando en Su promesa Que Su gracia es suficiente? (2 Corintios 12:9). ¿Diremos como Pablo, “Cuando soy débil, entonces soy fuerte” porque el poder de Cristo esta encima de mi? (2 Corintios 12:9-10)
Cuando nuestros propios hermanos en Cristo están sufriendo por la discriminación y la persecución, ¿Como nos comparamos a la fieldad de nuestro Señor?
¿Los abandonamos a los perseguidos por ganancia o ventaja política o económica?
¿Cerramos a nuestros ojos y oídos para evitar exponerse a una carga que no queremos compartir?
¿Encubrimos a la realidad que el cristianismo involucra llevarse a una cruz diario (Lucas 14:27) porque nos asusta y se puede ofender a otros?
¿Abandonamos a los maltratados y golpeados de Cristo, los hambrientos, los sin techo, empobrecidos, y físicamente torturados en forma rutinaria? (Mateo 25:44-45)
O por el amor de los unos para los otros (John 13:34,35 and 15:12,17), ¿"sobrellevamos las cargas de los otros “? (Gálatas 6:2) ¿Ayudamos a aquellos que están en luchas, llevándoles en oración? (Romanos 15:30; 2 Corintios 1:10-11; 10:3-4) ¿Recordamos aquellos que están encarcelados, siendo maltratados como si fuéramos nosotros mismos? (Hebreos 13:3) ¿Comprometeremos al no abandonar a nuestros hermanos perseguidos por ninguna razón?
Dios nunca abandona a los perseguidos. Que nunca sean abandonados de nuevo por nosotros, sus hermanos en Cristo.

Vistas: 74





Cumpleaños

© 2020   Creada por Luis Bravo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio