COMPASIVO                                                                                                                              El sentir compasión tanto para la filosofía oriental, judeo-cristiana, como para la filosofía budista está ligado a “sentir pena” por alguien que sufre, lo cual presupone una reprocidad y el expresar algo al otro y casi conlleva un intercambio equitativo. Yo te doy y espero algo a cambio, un reconocimiento de lo que te entrego, de lo que te aporto.
Para la Inteligencia Emocional por “compasión” nos aproximamos más a la definición que hace de ella Confucio: “la preocupación respecto a alguien sintiéndose solidario” y en este caso sentir compasión no requiere sentir pena o que el otro esté sufriendo y no presupone o espera algo a cambio. (Entendiendo de esta forma la emoción de la compasión, nos permite ponernos en el lugar de los demás, detectar sus necesidades y hacer todo lo posible por ayudarle a satisfacerlas o por lo menos no perjudicarle en el logro de las mismas.) Nuestro Señor Jesucristo tuvo compasión de mucha gente y de muchas maneras. 
Nosotros como seguidores de él, debemos tener esta misma cualidad, para poder 
imitarle y agradarle. 
La compasión es algo que sé a perdido, y lamentablemente muchos hermanos 
han caído en esto de no ser compasivo con su prójimo. “LA PALABRA 
COMPASIÓN”- Es un sentimiento de angustia debido a los males de otros, 
ser movido en las entrañas de uno, sufrir con otro.
Estudiaremos esta cualidad que tuvo Cristo para ser como él. Jesús al ver que la multitud era como: “OVEJAS SIN PASTOR TUVO 
COMPASIÓN DE ELLOS”. “Estaban angustiadas y abatidas”. Mat.9:36.                                              NO JUZGAR                                                                                                                                   El pecado más grande que cometemos, es juzgar al prójimo, ¿existirá algo peor?.. Si tenemos la convicción de que Dios habita en el corazón de los hombres, ¿Quién es el más próximo a nosotros? Para algunos el pecado es la infracción a la Ley, pero no es solo eso, sino el rechazo de la voluntad de Dios, el vivir a espaldas de Dios, la disposición mental que lleva al pecador a hacer la propia voluntad en oposición a la de Dios. Que fácil es criticar, juzgar y de esta forma llegar a despreciar a los demás. Se critica censurando negativamente a las personas y sus actos, se juzga a las personas valorando sus acciones o sus condiciones y se emite un dictamen o sentencia sobre ellas pensando que se tiene autoridad para ello, desde allí, el desprecio al criticado y juzgado es el paso siguiente. Sin embargo juzgar es un pecado grave. Jesucristo mismo ha dicho: Hipócrita, sácate primero la viga de tu ojo, y entonces podrás ver claro para sacar la paja del ojo de tu hermano (Lc 6, 42). Las faltas y los pecados que más conocemos íntimamente, son los nuestros, y nosotros sabemos mejor que nadie lo soberbios que somos. También sabemos cuales son las cosas buenas que hacemos. Así mismo, conocemos el fariseo que llevamos dentro. Entonces no existe nada más grave, que juzgar o despreciar al prójimo. ¿Por qué mejor no nos juzgamos a nosotros mismos, ya que conocemos íntimamente nuestras faltas, pecados y defectos, de los cuales sabemos que deberemos rendir cuenta a Dios? ¿Para que pretender hacer lo que le corresponde a Dios al juzgar a los hombres? ¿A caso, a nosotros nos corresponde autorizar o cerrar las puertas del cielo a los hombres?                                                      ¿QUÉ ES EL PERDÓN?
Perdonar no es justificar ni liberar al otro de culpa y cargo. Perdonar significa liberarse de todos esos sentimiento o emociones negativas que nos perjudican. Perdonar es la acción de transmutar todos esos sentimientos o emociones negativas que tenemos hacia alguien, que "nos dañó o perjudicó", en sentimientos de Amor.
El Perdón es la Ley del Amor. Perdonar significa sentirnos perfectos hijos de Dios y adquirir la capacidad de ver en cada ser humano, a la Divinidad. El Perdón es una expansión de la conciencia. El Perdón es la evolución y madurez del alma. Puedes perdonar? 
Puedes perdonar al hijo desagradecido, al amigo que traiciona la confianza, al vecino que desparrama chismes dañinos?,Pueden perdonarse los esposos, que se critican constantemente el uno al otro frente a los demás?
Perdonar no es fácil, pero con Dios nada es imposible y Perdonar es "dar cuando uno todavía está lastimado, y sangrando por dentro". "Enfrentar los sentimientos heridos, ayuda mucho nuestro crecimiento,psicológico-emocional y espiritual,confiando en el Padre del cielo y en su misericordia: "Perdónanos señor, como perdonamos a todos los que nos han ofendido". Así serás bendecido con el don del perdón". Tantas veces perdónes en la tierra, es la medida en que serás perdonado en el Reino de los Cielos. Recordar es volver a vivir y olvidar es recordar sin sentir.
"Perdóna hasta que te duela"

Vistas: 120

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Amigos Cristianos para agregar comentarios!

Únete a Amigos Cristianos





Cumpleaños

Cumpleaños hoy

© 2019   Creada por Luis Bravo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio