Te has puesto a pensar detenidamente del dolor y horror que Cristo padeció en el sacrificio de la cruz. Comentaba con unos amigos que Jesús debió ser un hombre de una constitución física considerable para aguantar toda aquella laceración de la que fue objeto. No obstante, a través del tiempo hemos sido egoístas por la sencilla razón de no entrar en la realidad de este padecimiento y su significado. Hemos vivido una vida en el limbo leyendo la historia y refinando su horror a nuestro anchas. En otras palabras hemos sido arrogantes, altivos y poco responsables por que le hemos robado su poder. Debemos conocer y entender la importancia del sacrificio de Cristo, porque lo acontecido en la Cruz deberá ser parte esencial en nuestra vida y ministerio en todo momento. Cuando entramos en la dimensión espiritual vemos que no fue sencillamente el hecho de que muriese lo importante, sino la manera en que murió. Es una pena que hayamos reducido la muerte de Cristo tanto teológicamente, espiritualmente como emocionalmente.

Esa cruz donde Cristo expiro es el corazón de nuestra fe cristiana, sin ella no tenemos fe y fuera de su verdad el cristianismo pasaría a ser otra filosofía de vida, en otras palabras, un asunto de palabras e ideas. Jesús camino en este mundo hecho hombre no para darnos otra clase de ideas acerca de su padre, sino al contrario, vino a morir por nosotros. Si entráramos en razón y sintiéramos el profundo horror de la cruz nos daríamos cuenta de nuestro pecado y a esto es que le huimos dentro de nosotros mismos. Amigos, aquello que sucedió en el Calvario fue extremadamente doloroso, no había sentimiento en los azotes romanos siendo la crucifixión la forma más cruel de ejecución pública jamás inventada. La crucifixión de Jesús no fue normal porque golpeado, desfigurado, le arrancaron la barba y pusieron una corona de espinas en su cabeza como gesto de mofa a su declaración de ser un rey. El poder de la cruz contiene una serie de hechos y detalles que tienen una significación dinámica para cada necesidad de nosotros. Desde la caída del hombre Santanas se ha mantenido atando a hombres y mujeres con una cadena de pecados que día tras día va creciendo más y más. La desesperación, las enfermedades, el materialismo, depresión y toda clase de sufrimientos son el resultado de la desobediencia del hombre. La agonía de Jesús en la cruz libro toda atadura espiritual y emocional que Satanás ha traído a la humanidad, pero saben algo, todo esto fue revertido en el poder del Calvario.

LA CRUCIFIXION…PENA CAPITAL ROMANA

En un libro que pude leer sobre este asunto nos da una visión clara de este castigo y cito....La crucifixión era una forma de aplicar la pena capital, pero también era un medio de tortura y de exhibición en público, para humillar al condenado y disuadir a los demás. Debido a esos elementos, su aplicación en todo el imperio Romano se limitaba a los esclavos y a los miembros de las clases inferiores. En tiempos antiguos era bien conocido el procedimiento básico de una crucifixión romana, pero en la práctica había lugar para numerosas variantes. Por lo general se azotaba al condenado y luego se le obligaba a cargar el travesaño de la cruz hasta el lugar donde se fijaba al suelo el madero vertical, luego se le desnudaba y se le comenzaba a clavar por las muñecas al patibulum unas largas puntas de fierro. Se levantaba luego el travesaño y se encajaba en el stipes, que estaba cortado para que embonara a tope con aquel y firmara una cruz en forma de ¨T¨. El peso del cuerpo por lo generan descansaba en un escabel llamado ¨suppedaneum¨ que se clavaba al ¨stipes¨y que no servía más que para prolongar la tortura.

Los pies eran clavados a la cruz con un clavo que perforaba ambos a la vez. Si los verdugos decidían apresurar la muerte de la víctima, le quebraban las piernas para que el cuerpo colgara y dificultara la respiración. Sin ese golpe de gracia la victima podía permanecer viva en la cruz varios días hasta que moría de hombre, por efectos de la intemperie o a causa de las heridas. Con frecuencia el cadáver se dejaba expuesto hasta que se convertía en alimento de las aves de rapiña y festín para los perros. Este espectáculo sombrío fue frecuente para la gente de cualquier cuidad, y Jerusalén no fue la excepción. En definitiva la muerte de Cristo en el Calvario fue horrorosa, lenta, dolorosa y humillante, necesitamos ver la profundidad de la crucifixión, debes de comprender y tener en cuenta que todo lo que podemos tener o ser viene de ese acto de amor.

¨NECESTIMOS RECONOCER QUE SI HEMOS VIVIDO PARA DIOS, ENTONCES NECESITAMOS CAMINAR DE LA MISMA MANERA NOSOTROS MISMOS¨

EDWIN KAKO VAZQUEZ
ESCRITOR

Vistas: 72

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Amigos Cristianos para agregar comentarios!

Únete a Amigos Cristianos

Comentario de Lidia lopez guzman el agosto 11, 2009 a las 2:05pm

Claro es el amor infinito que el ha dado por nosotros con solo recordar su crusificcion ,y ponerse a pensar que al quejarnos por cualquier cosa no seria lo mas adecuado, recordar esos momentos tan dolorosos y asi recorrer y empezar a caminar como jesus camino en la tierra. con su frente en alto a pesar de sus padesimientos al camino de la cruz POR TI Y POR MI.
Comentario de Maria Elena Reyes Mujica el agosto 5, 2009 a las 9:03pm
QUE DIOS TE SIGA BENDICIENDOTE EN SABIDURIA!




Cumpleaños

Cumpleaños hoy

© 2020   Creada por Luis Bravo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio