“EN EL DIA EN QUE TENGO MIEDO, YO EN TI CONFIO” , ESTO ES QUE NI LAS MAYORES CALAMIDADES QUE LLEGAN A TU VIDA ACABARAN DERROTADAS CON TU FE. Salmo 56:3

Siclag estaba desjuardada y los amalecitas aprovecharon de David no estaba e hicieron destrozos, saqueos e incendiaron y se llevaron cautivas a sus mujeres, así como también los niños. ¿Cuál era la razón para que hicieran esto? Sencillo, intentaban vengarse de las incursiones que había hecho David en sus territorios.

Sin embargo, la providencia de Dios obro en los corazones de los amalecitas para que en vez de matar a los niños y las mujeres los llevaran al cautiverio. Hubo una gran confusión y consternación cuando David y sus hombres se encontraron con la escena de ver sus casas en cenizas y a sus mujeres e niños llevados al cautiverio.

Aquella escena macabra los hizo llorar amargamente y hasta el mismo David derramo lagrimas. Sin imaginar lo que iba a ocurrir los hombres de David comenzaron a murmurar de él y hasta se amotinaron. Pero, no todo quedo ahí y se hablo de apedrearlo.


Ellos lo consideraban causante de aquella calamidad por la forma en que había provocado a los amalecitas y por no haber dejado una guarnición para velar a la cuidad en caso que vinieran enemigos. En muchas ocasiones tenemos amigos incondicionales en quien ponemos la confianza, le servimos, los cuidamos y al momento de compartir las penas nos dan la espalda.

Me imagino a David, pensando y pesando que iba a hacer, pero, El puso su confianza en la providencia divina en medio de aquel tremendo aprieto en el que se encontraba. “MAS DAVID SE FORTALECIO EN JEHOVA SU DIOS”. Cuantas veces nos encontramos en grandes aprietos y en vez de acudir a Dios buscamos otras vías para salir de los aprietos.

No importa nuestra impotencia hacia las calamidades es menester soportar con ánimo el auxilio de Dios que enviara su caballería en medio del proceso. Eso fue lo que hiso David que puso en práctica su fe y su gracia y al fortalecerse en Dios guardo en su interior la calma.

En el Salmo 56:3 dice: “ EN EL DIA EN QUE TENGO MIEDO, YO EN TI CONFIO” , ESTO ES QUE NI LAS MAYORES CALAMIDADES QUE LLEGAN A TU VIDA ACABARAN DERROTADAS CON TU FE.

Hermano y hermana que lees, no tomes acciones a la deriva si antes consultar con Dios, depende de Él y sométete y veras su gloria. No todos los seguidores de Cristo poseen ese temple ni el vigor para enfrentarse a los conflictos espirituales, pero cuando somos débiles El es compasivo más aun y nos ensena el camino.

En definitiva, David consulto con Dios y tras de obtener del Señor la respuesta favorable persiguió al enemigo y los derroto a recobrando todo lo que estos se había llevado. Amen

Vistas: 23

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Amigos Cristianos para agregar comentarios!

Únete a Amigos Cristianos





Cumpleaños

© 2019   Creada por Luis Bravo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio