COMO OBTENER LA VICTORIA

Pasaje Bíblico : Ester 4:14

Introducción
Las Escrituras relatan en el libro de Ester, la historia de esta gran reina, conocida por ser una excelente intercesora. El reinado del rey Asuero en esos días, abarcaba desde la India hasta Etiopía, sobre 127 provincias. Para afirmar éste el trono de su reino, en el tercer año de su reinado, hizo banquete a todos su príncipes y cortesanos, teniendo delante de él a los más poderosos de Persia y de Media, gobernadores y príncipes de provincias, para mostrar las riquezas de la gloria de su reino, el brillo y la magnificencia de su poder. Y envió a llamar a la reina Vasti, para mostrarles su belleza (porque era hermosa), mas ella no quiso comparecer a la orden del rey, y eso lo encendió en ira.
Preguntó entonces el rey a los sabios qué se había de hacer con ella, y le agradó el consejo de que Vasti no fuera más delante de él, y en su lugar, elegir a otra reina. Buscaron para hacer una selección entre las jóvenes de mejor parecer, preparándolas según sus costumbres, pues la doncella que agradara a los ojos del rey, sería la nueva reina. Entre ella, estaba Ester, pues era de hermosa figura y de buen parecer.
Ella era una joven judía que había quedado huérfana y había sido criada por su tío Mardoqueo, quien la había adoptado como su propia hija. Éste le había establecido, que no declarase cuál era su pueblo, y ganaba Ester el favor de todos los que la veían. El rey amó a Ester más que a todas las otras mujeres, y halló ella gracia delante de él, y la hizo reina en lugar de Vasti. Mardoqueo podía entender claramente los tiempos en que estaban viviendo, y sabía cuál era el destino que Dios ya había trazado para Ester; pero para ello, debía tener en cuenta las siguientes condiciones:

1.- Debemos salir del conformismo
“No pienses que escaparás en la casa del rey …” (Ester 4:13). Mardoqueo sabía que si Ester esperaba la sucesión de acontecimientos sin actuar con diligencia, ni el mismo rey podría salvarla, porque las leyes de Media y de Persia no podían ser revocadas. Ester no podía pensar que ese no era su problema y que cada quien debería luchar para salir adelante en esta situación. Ella debía entender que el problema era de todos los judíos, y que ella era parte de él.

2.- No debemos ser indolentes
“Porque si callas absolutamente en este tiempo … tú y la casa de tu padre pereceréis” (Ester 4:14). Mardoqueo logró incomodar a la reina Ester que disfrutaba de la comodidad del palacio real. Muchos llamados al ministerio, que en el pasado atravesaron por dificultades financieras, luego que el Señor los elevó a un lugar de privilegio dentro de Su obra, se vuelven indiferentes a los problemas de los demás. Piensan que el problema es de otros, que el mundo se reduce a su propia comunidad y limitan el área de conquista mientras que Dios ha puesto en sus bocas, palabras de vida para transformar su generación.

3.- Debemos aprovechar las oportunidades
“Respiro y liberación vendrá de alguna otra parte …” (Ester 4:14). Si los predicadores no cumplen con la responsabilidad que Dios les ha asignado, Él usará otra estrategia para extender Su misericordia a otros. Mas Dios pedirá cuentas a aquellos, que por su negligencia, cerraron la puerta de salvación a muchas personas, y la maldición recaerá sobre sus propias cabezas y los de su misma casa.

4.- Debemos discernir el tiempo de Dios
“¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino?” (Ester 4:14). Los caminos del justo están en las manos de Dios. El Señor ha puesto un reloj en las vidas de Sus siervos para hacer exactamente lo que Él les ha confiado; si los siervos de Dios no disciernen el tiempo que viven, sufrirán las consecuencias. Por eso es importante no dejar pasar este momento tan precioso que Dios ha dado a Sus hijos y poner toda nuestra diligencia para hacer en corto tiempo todo aquello que Él nos ha confiado.

5.- Las bendiciones alcanzadas
a) Halló gracia: “Y cuando vio a la reina Ester que estaba en el patio, ella obtuvo gracia ante sus ojos; y el rey extendió a Ester el cetro de oro que tenía en la mano. Entonces vino Ester y tocó la punta del cetro” (Ester 5:12). Gracia es recibir un favor inmerecido. Ester se había preparado en ayuno por tres días antes de presentarse ante el rey. Además contaba con el respaldo de todo el pueblo judío.
Así, con plena confianza, decidió presentarse ante el rey Asuero, porque sabía que sería el día de la victoria. Cuando el monarca extendió su cetro hacia ella, Ester comprendió que la batalla por su pueblo había sido ganada. Desde ese momento en adelante, Dios comenzó a desbaratar todo el plan malévolo que Amán había maquinado contra el pueblo de Dios.
b) Fueron Libres: “Entonces el rey dijo a Amán: Date prisa, toma el vestido y el caballo, como tú has dicho, y hazlo así como el judío Mardoqueo, que se sienta a la puerta real; no omitas nada de todo lo que has dicho” (Ester 6:10).
Amán, en su cruel afán por deshacerse del judío Mardoqueo, había preparado una horca para él. Sorpresivamente se encontró ante una situación completamente opuesta a la que él esperaba, pues se vio obligado a honrar a aquel que nunca quiso doblar sus rodillas ante él. Con esto quedó ratificado que la fe de Mardoqueo venció la soberbia del perverso Amán.
c) Hubo paz: “Y los judíos tuvieron luz y alegría, y gozo y honra” (Ester 8:16). Sólo cuando llegó el edicto firmado por el rey un día antes de que los enemigos de los judíos trataran de hacerles daño, fue que pudieron descansar. Aquel edicto les permitía defenderse ante cualquier ataque. Hasta ese momento había en ellos confusión, tinieblas, tristeza y duelo. Pero ese edicto lo cambió todo; ahora había gran gozo, honra y festejos hasta en los confines del reino.

Vistas: 33

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Amigos Cristianos para agregar comentarios!

Únete a Amigos Cristianos





Cumpleaños

© 2020   Creada por Luis Bravo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio