REINADO DE AMASIAS: "HIZO LO RECTO DELANTE DE JEHOVA, PERO NO DE PERFECTO CORAZON"

Amasías contaba con 25 años cuando comenzó a gobernar, más su incumbencia duró 29 años, la capital de su reino fue Jerusalén. No obstante, dentro de valentía y su rol como gobernante obedeció a Dios, pero no con la sinceridad que debía ser. Su poderío se dejó sentir en todo aquel litoral matando a todos los que asesinaron a su padre, sin embargo, no aniquiló a los hijos de los asesinos obedeciendo la ley de Moisés que decía: "Los padres no deben por culpa de sus hijos, ni los hijos deben morir por culpa de sus padres". En otras palabras cada quien debía morir por su propio pecado. Dentro de los planes de Amasías estaba el atacar a los habitantes de Edom, para esta reyerta llamó a todos los hombres mayores de veinte años pertenecientes a las tribus de Judá y de Benjamín.


Los mismos fueron organizados por familias y puestos bajo las órdenes de los jefes del ejército. Dentro del conglomerado de combatientes (trescientos mil) habían soldados muy hábiles en el uso de las lanzas y escudos, sin embargo, Amasias para asegurar la batalla contrató a (cien mil) soldados del reino de Israel que eran miembros de la tribu de Efraín a los cuales les pagó tres mil trescientos kilos de plata. Todo estaba preparado, sin embargo, un profeta de Dios se acercó al Rey y le dijo: "- Dios no te ayudará si usas a esos soldados de Israel, Dios es el que concede la victoria o castiga con la derrota, si tu insistes en reforzar a tu ejército con la ayuda de ellos, - Dios hará que tus enemigos te derroten".

Era un mensaje claro y preciso de Dios para este gobernante que le respondió al profeta: "Si les pido que se vayan, no recuperare los tres mil trescientos kilos plata que les di". Como un resorte el profeta le contestó: "Mira Amasías Dios te dará mucho más que eso". Este no vaciló y envió de regreso a los soldados de la tribu de Efraín, estos se enojaron de tal manera que atacaron las ciudades de Judá, desde Samaria hasta Bet-horón donde murieron tres mil personas, se llevaron todas sus pertenencias y luego se fueron a sus casas.

La otra cara de la moneda nos presenta a Amasias que se armó de valor y se fue al Valle de la Sal donde mató a diez mil personas de Edom, otros diez mil fueron llevados presos a la cima de una roca alta desde donde fueron lanzados, todos murieron estrellados en el suelo. Amasías regresa a Jerusalén victorioso llevando consigo algunas imágenes de dioses falsos, pero cometió un error ante los ojos de Dios, comenzó a adorarlos y a quemar incienso en su honor. Al ver esto Dios se enoja mucho y envía a un profeta con un recado suyo a Amasías: "Cómo es posible que ahora adores a dioses que no pudieron vencerte a ti cuando atacaste al pueblo que los adoraba".

La otra cara de la moneda nos presenta a Amasias que se armó de valor y se fue al Valle de la Sal donde mató a diez mil personas de Edom, otros diez mil fueron llevados presos a la cima de una roca alta desde donde fueron lanzados, todos murieron estrellados en el suelo. Amasías regresa a Jerusalén victorioso llevando consigo algunas imágenes de dioses falsos, pero cometió un error ante los ojos de Dios, comenzó a adorarlos y a quemar incienso en su honor. Al ver esto Dios se enoja mucho y envía a un profeta con un recado suyo a Amasías: "Cómo es posible que ahora adores a dioses que no pudieron vencerte a ti cuando atacaste al pueblo que los adoraba". Todavía el profeta no había terminado de hablar cuando Amasías le replica: "No necesito tus consejos, cállate o te mueres", el profeta viendo la turbación de Amasías le comenta: "A pesar de lo que hayas hecho, no quieres escucharme, no hay duda de que Dios te ha abandonado y de que va a destruirte"
.
Amasías muy arrogante decide ir a donde sus consejeros, posteriormente le envía un mensaje a Joás rey de Israel en el cual le replica que le declaraba la guerra. Joás no podía creer lo que decía el mensaje y le contesta: "Una vez un pequeño arbusto le mando a decir a una gran árbol: "Dale tu hija a mi hijo, para que sea su esposa". Pero una fiera del Líbano pasó y aplastó al arbusto. No hay duda de que has vencido a Edom, y eso te hace que te sientas orgulloso, mejor alégrate en tu triunfo y quédate tranquilo en tu casa, no provoques un desastre, ni para ti ni para Judá. Otra vez Amasías seguía errado en su proceder y no le hizo caso de las palabras de Joás.

El rey de Judá no se imaginaba lo que le vendría puesto que Dios decide castigarlo permitiendo que sus enemigos lo derrotaran, Joás no tuvo mas remedio que enfrentarse a Amasías en Bet-semes, que esta en el territorio de Judá obteniendo la victoria. Luego de capturar a Amasías, Joás fue a Jesusalén y allí derribó parte de la muralla de la ciudad, desde el Portón de Efraín hasta el Portón de la Esquina. De esta manera se apoderó del oro, plata y los objetos que estaban en el templo de Dios bajo el cuidado de Obeb-edom, también se apoderó de los tesoros del palacio y por último tomó prisioneRos regresando a Samaria posteriormente. Amasías vivió 15 años más que Joás rey de Israel, algunos hombres planearon matarlo en la ciudad de Jerusalén por su descuido ante Jehová. Este escapa a la ciudad de Laquis, pero su suerte estaba echada, fue perseguido y allí lo mataron, su cuerpo fue cargado sobre su caballo y llevado a Jesusalém donde fue sepultado en la tumba de sus antepasados.

EDWIN KAKO VAZQUEZ
ESCRITOR E HISTORIADOR

Vistas: 25

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Amigos Cristianos para agregar comentarios!

Únete a Amigos Cristianos





Cumpleaños

© 2020   Creada por Luis Bravo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio