NO SEAS UN LADRON, NUNCA HURTES NADA, DIOS TE ESTA VIENDO

Haz memoria, Alguna vez te has robado algo? Cual fue tu sentir? Quién te robo, era un ladrón, y a nadie le gustan los ladrones,Cómo crees que alguien se hace ladrón?... naces así.? Nadie nace siendo ladrón, es posible que la persona venga de una familia buena, que sus padres y hermanos sean honrados, pero su deseo de conseguir dinero y comprarse cosas puede hacer que se convierta en un ladrón. Quién te imaginas qué fue el primer ladrón?, detente y piensa, el Gran Maestro lo conoció en el cielo, aquel ladrón era un ángel. Te preguntarás entonces, pero si Dios había creado perfectos a todos los ángeles, Cómo fue que aquel se hizo ladrón?

Luego de que Dios creara a Adán y Eva, ese ángel se presentó ante ellos para que lo adoraran a él, en realidad el no tenía derecho a hacer eso, porque la adoración pertenecía a Dios. Sin embargo, el la robó haciendo que lo adoraran y así se convirtió en el primer ladrón. Su nombre ya ustedes lo conocen, el mismo que siempre anda como león rugiente buscando que el ser humano entre al pecado. Amigo que me lees muchas veces el deseo de tener lo que no nos pertenece nos convierte en ladrones. Ese mismo deseo nos lleva más allá haciendo que hagamos cosas malas. En algunos casos, quienes se hacen ladrones nunca se arrepienten ni vuelven a hacer lo bueno.

Si vamos a la historia de la Biblia encontramos a otro ladrón, se llamaba Judas Iscariote. Este apostol sabía que robar era malo, pues le habían enseñado la Ley de dios desde pequeño. Sabía que en cierta ocasión Dios había hablado desde el cielo y le había dicho a su pueblo: "No debes hurtar" (Exodo 20:15). Cuando Judas creció, conoció al Gran Maestro y se convirtió en discipulo suyo. Con el tiempo Jesús lo eligió para que fuera uno de sus doce apóstoles. Jesús y sus discípulos siempre andaban juntos y todo el dinero del grupo lo guardaban en una caja. No obstante, Jesús confió el dinero a Judas para que lo cuidara, el dinero no era de Judas, sin embargo, comenzó a sacar dinero de la caja cuando no debía.

Lo hacía cuando los demás no lo veían y hasta pensó que debía buscar otra forma de ganar más dinero. Su mente se corrompió tanto y tanto al punto de que solo pensaba en el dinero. Ese deseo maligno lo llevó a cometer uno de los actos más despreciables pocos días antes de que mataran al Gran Maestro. En una ocasión, María la hermana del amigo de Jesús llamado Lázaro, tomó perfume aciete de la mejor calidad y lo derramó sobre los pies de Jesús. Judas que estaba presente al ver lo que estaba pasando dijo: Ese aceite se debería haber vendido para dar el dinero a los pobres, jajajajajaj, que listo, en realidad lo que él quería era tener más dinero en la caja para poder robarlo (Juan 12:1-6).

Cuando Jesús oyó las palabras del ladrón replicó: "Judas deja tranquila a María, ella ha sido muy bondadosa con este acto", Judas se puso furioso, de esta manera fue a donde estaban los sacerdotes principales enemigos de Jesús, ellos quería arrestar a Jesús, pero querían hacerlo de noche para que nadie los viera. Judas le comentó a los sacerdotes: "Si me dan dinero, les explicaré cómo pueden detener a Jesús. Los sacerdotes que querían sacar del medio a Jesús le ofrecieron 30 monedas de plata. (Mateo 26:14-16). De esta manera comenzaba el conteo regresivo de la muerte de Jesús engendrada por la vil traición de Judas que lo entregó a sus enemigos sin nungún remordimiento, lo demás es historia.

Amigo, cuando te sientas tentado a robar, el deseo de tener algo que no te pertenece, aunque ninguna otra persona te vea llevártelo, quien te esta viendo, uyyyyyyyyyyyyyyy Jehová Dios! que gran problema te has buscado... Recuerda bien, Dios odia el robo, por eso, el amor de Dios y al prójimo evitará que seas un ladrón.

EDWIN KAKO VAZQUEZ
ESCRITOR E HISTORIADOR
CRISTIANO

Vistas: 30

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Amigos Cristianos para agregar comentarios!

Únete a Amigos Cristianos





Cumpleaños

© 2020   Creada por Luis Bravo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio