vives para servir o sirves para vivir??

El que no vive para servir,no vale para vivir,o el que no sirve, para que vale,para nada.

¿Qué es servir a otros?
Servir es sembrar...sembrar semillas buenas.

No es preciso haberlas recibido o cosechado...
ella mana milagrosamente de las recónditas alforjas
de nuestro espíritu y del corazón.

Servir es, servir a todos y
a cualquiera que nos llame,
no preferentemente a quienes, a su vez,
puedan alguna vez servirnos a nosotros.

Servir es sembrar siempre... siempre...
sin descanso, aunque solo sean otros los que recojan
y saboreen las cosechas.

Servir es mucho más que dar con las manos algo que tienes...
es dar con el alma lo que tal vez...
nunca nos fue concedido.

Servir es distribuir afecto, bondad, cordialidad,
apoyo moral, amor por sí mismo y a veces, ayuda material.

Servir es repartir alegría, es infundir fe, estima,
admiración, respeto, gratitud, sinceridad,
honestidad, libertad, optimismo, confianza y esperanza.
Servir es... en verdad,
dar más de lo que recibimos en la vida y de la vida...

En hechos de los apostoles 6 dice:Buscad de entre vosotros varonres de buen testimonio,llenos del E.S y sabiduria,para atender la distribucion diaria de las viudas.
El que sirve se olvida de lo demas y esta por bendecir,sin importar a quien,como ,ni cuando

SERVIR como Jesús

Jesús es el maestro que nos enseña a servir. El cristiano no se puede conformar con servir a su manera o dar el tiempo que le sobra. El cristiano es discípulo de Cristo, obediente EN TODO a su Padre. Su vida es todo servicio porque es todo amor. El reina sirviendo.
"Y no puedo hacer nada por mi cuenta: juzgo según lo que oigo; y mi juicio es justo,
porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado." -Juan 5,30
"De igual modo vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os fue mandado, decid: Somos siervos inútiles; hemos hecho lo que debíamos hacer." -Lucas 17,10
El servicio no es esclavitud porque quien ama es feliz de poder servir. El cristiano sirve con alegría. Sirviendo ejercemos nuestra identidad mas profunda. Somos hijos de Dios, imagen de su amor. Al servir ejercemos creativamente todos los dones y habilidades que Dios nos dio. Construimos el reino de amor.
Jesús vivió 30 años de vida anónima en Nazaret como carpintero. Así nos enseñó que los trabajos de la vida diaria, aun los mas pequeños, hechos con amor esmerado, tienen un valor inmenso en los ojos de Dios.
Jesús no vino para ser servido sino para servir, El lavó los pies a sus discípulos, lo cual era un servicio reservado para los esclavos mas humildes. Si somos sus discípulos debemos imitarle.
Aprendemos a servir contemplando la vida de Jesús y escuchándolo en la oración. No se trata solo de rezar a nuestra manera sino de escuchar a Dios. Cuando oramos solemos hablar demasiado y escuchar poco porque estamos centrados en nuestra propia agenda y queremos que Dios la realice. Entonces el trabajo se convierte en activismo sin frutos duraderos porque no está guiado por Dios.

Marta de Betania quería servir al Señor pero no entendía que primero debía escucharle sentada a sus pies.
Le respondió el Señor: «Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola. María ha elegido la parte buena, que no le será quitada.» -Lucas 10,41-42
El mas grande es el que mas sirve (y el que mas escucha). Jesús sabía que el era Dios: "sabiendo que el Padre le había puesto todo en sus manos y que había salido de Dios y a Dios volvía," Juan 13,3. Sin embargo sirve haciendo el trabajo mas humilde: "se levanta de la mesa, se quita sus vestidos y, tomando una toalla, se la ciñó...." Juan 13,4
Servir no se trata de impresionar sino de amar. No se trata de activismo sino de ser dócil a la voluntad de Dios.


El amor y el servicio requieren disciplina para ejercer dominio de si y usar las energías en obediencia a Cristo. Solo así crecen las virtudes. Igual que un instrumento roto tiene poco uso, el hombre roto por el pecado sirve poco porque tiene poca virtud. La mala salud no es obstáculo para ser servidor. Jesús pide a cada uno un servicio perfectamente ajustado a su estado de vida y sus capacidades. Un paralítico sirve tremendamente a la Iglesia ofreciendo su vida en oración. Es el pecado el que nos rompe por dentro. La buena noticia es que Jesús vino a "repararnos", para que todos podamos amar y servir.
FRAN.

Vistas: 26

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Amigos Cristianos para agregar comentarios!

Únete a Amigos Cristianos





Cumpleaños

Cumpleaños hoy

© 2021   Creada por Luis Bravo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio