HAS CAMBIADO MI LAMENTO EN BAILE...DESATASTE MI CILICIO Y ME CENISTE DE ALEGRIA

Hacía unos días que mi amiga en Cristo, Silvia Gauna, de Argentina, me había comunicado que el Pastor Rodríguez de Colombia y su esposa venían a Puerto Rico a la iglesia del Pastor. Otoniel Font. Me dijo que tratara de llevar a mi mamá, la cual se muy encuentra enferma con diabetes y alzeimer, para que recibiera oración. Estuvo recordándomelo hasta que llegó el momento de la verdad, el sábado por la noche hablamos por msn y le indique que había hecho los arreglos. Me encontraba emocionado y a la misma vez nervioso, Silvia me dijo que ella junto a su mamá estarían intercediendo para que todo saliera bien. Llegó el domingo y fui a mi iglesia, Defensores de la Fe, regresé a mi casa y mientras transcurría el día hice varias cosas, luego lanché mi ropa como tengo acostumbrado esperando que llegara la hora para ir al cuido a recoger a mi mamá y a Paulita que también iba para la iglesia.

Candy, la hija de Paulita, me llamó para decirme que nos íbamos a encontrar en el cuido, le comenté que era bueno que nos fuéramos en un solo carro. Llegué primero al cuido y salude a todos los envejecientes como siempre lo hago; entre con mi voz grave y dije: - Heyyy que está pasando aquí, como están mi gente hoy!, saludé a Carmencita (padece alzeimer), -le dije: que linda estas hoy, para donde vamos? y así sucesivamente a todos le replicaba algo, por ejemplo, -hey Octaviano (padece alzeimer) vaya mi pana!, -Oye Manuel que bien te ves hoy!, -Doña Inés usted siempre está comiendo, entre al cuarto de David, le cortaron las dos piernas, de este caballero quiero mencionar algo, cuando procedieron a cortarle las dos piernas el comenzó a quejarse ante Dios, a maldecir y otras cosas más; en un culto que dieron en el cuido el replicó:

- Cuando me cortaron mis dos piernas no pude resistirlo y me viré contra Dios, recuerdo que en los primeros días fue difícil, al cabo de ese tiempo,comenzaron ha hacerme terapia y fue sorpresa para mí ver que de todos los que estaban allí, yo era el mejor que me veía, a pesar de no tener mis piernas, habían muchos casos súper peores, esa noche en mi cuarto le pedí perdón a Dios por todo lo que había dicho y aquí estoy batallando día a día.

Candy llegó al hogar y trajo sopas de pollo para todos, yo mismo le di la sopa a mi mamá, entre tanto preparaban a Paulita. Se me olvidó llevarle un traje a mi mamá, gracias a Dios que Candy me prestó uno que había traído para su mamá, le quedó tirado, ni que fuera para ella, la muchacha del cuido vistió a las dos mujeres y a eso de las 5 y 30 partimos hacia el encuentro del Pastor Rodríguez. Honestamente estaba nervioso pero gozoso, Candy como siempre parecía una maquinilla hablando, llegamos a la iglesia del Ptor. Otoniel Font, tardamos un ratito en lo que bajamos a las dos chicas, Paula tenía un traje color vino y llevaba una muñeca con la que siempre juega, es una mujer trigueña con el pelo completamente blanco como la nieve, contrario a mi mamá, Margarita, ella camina.

Bueno, entramos a la iglesia y nos colocamos casi por el medio en los primeros asiento, en el ambiente se sentía la presencia de Dios, saludé a diversos amigos que me habían visto antes, en mi rol de deportista como pelotero y ahora me veían en los caminos de Dios. Como llegamos temprano tuvimos que esperar a que comenzara, siempre se conoce gente nueva. Comenzó la reunión, muy organizada y elegante, se cantaron alabanzas, en un momento dado sentí la presencia de Dios, su toque causó en mi, llanto, no era llanto de dolor, sino llanto de alegría de que El había venido hasta mí. Mi corazón latía a millón, pasaron por mi mente viejas cosas, de lo que había sido y lo que soy ahora, seguía hablando con Dios íntimamente, le presente a mi mamá y a Paulita, le dije Padre aquí están estas dos mujeres, venimos a ti a recibir tus bendiciones y promesas, que se haga tu voluntad. Seguí en esa comunión hasta que llegó la parte de la predica del Pastor Rodríguez, siempre lo había visto con barba en la televisión, esta vez se presentaba si ella, muchas veces lo había oído predicar y sanar a las personas, nos encontrábamos como a unos 50 pies de donde él estaba, vestía una gabán negro y su esposa a su lado.

Luego de cantar un corito al estilo de cumbia tomó la palabra, de momento el Espíritu Santo le decía. -Aquí hay una persona que padece de esto y esto..., y así sucesivamente fueron pasando gente, vi como la mano de Dios se derramó en ese lugar. Yo por mi parte estaba desesperado, esperando que llamaran para orar por los enfermos, el Pastor Rodríguez se bajó del altar y caminó hacia un joven que estaba unas cinco filas delante de nosotros, me dije, bueno ahí viene, ojalá que vea a estas dos chicas y oré por ellas, estuvo a 10 pies nuestro, pero nuevamente se alejó con el muchacho hacia el altar, al parecer no nos vio, me quede tranquilo, de pronto el diablo aprovecho la ocasión para bombardearme con mentiras y engaños como siempre hace. Me dijo: -Estás perdiendo el tiempo, ni siquiera te vio, párate y vete, estaba tratando de poner dudas en mi mente. Batallé un rato contra estas aberraciones malignas y cuando el Pastor Rodríguez hizo hincapié en la importancia de tener una relación de amigo con el Espíritu Santo, este puso pies en polvorosa, se fue huyendo.

El pastor continuó hablando del Espíritu Santo y como todo cambia cuando lo tenemos al lado trayendo a colación su propio testimonio de la amistad estrecha que existe entre ambos. Al rato hizo un llamado al altar a todos los que quisieran recibir al Espíritu Santo como amigo y como un resorte la gente obedeció al llamado. No pude moverme puesto que me quedé velando a mi mamá y a Paulita ya que Candy hacía rato estaba al frente. Cerré mi ojos y comencé a meditar, de pronto Pochy el esposo de Catherine que estaba con nosotros me tocó por la espalda y me dijo no te apures que el Espíritu Santo va a llegar hasta aquí donde ti.

Dicho y hecho, una muchacha que estaba en frente de mí se volteó y me dijo: No llores, aquí llego el Espirtu Santo, me cogió de las manos y me dijo, recíbelo, recíbelo, recíbelo, porque Dios te ama; cuando ocurrió esto entré en una dimensión donde la magnificencia del creador se hizo sentir a toda capacidad, parecía que flotaba en el aire donde la paz y el amor de Dios acariciaban mi vida.

Fue una experiencia única y agradable, aunque no hubo una oración directa para estas dos mujeres y reprender sus enfermedades se que Dios las tiene en cuenta. El tiene su propio reloj, el está en control de todo, seguiré confiando en su amor y sus promesas, mantendré la mentalidad de un heredero del Rey, no cederé mis derechos al enemigo, pelearé por mi dominio, seguiré declarando que fui llamado a la abundancia y que mis mayores bendiciones están por venir.

Edwin Vázquez
Carolina – Puerto Rico

Vistas: 446

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Amigos Cristianos para agregar comentarios!

Únete a Amigos Cristianos





Cumpleaños

© 2020   Creada por Luis Bravo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio